En la psicología cognitiva han existido dos corrientes diferenciadas en la conceptualización de la inteligencia:

  • La corriente del Factor General, encabezada por autores como Alfred Binet, considera que es posible obtener un Cociente Intelectual ( CI o IQ) a partir de pruebas como WISC (Wechsler), Test de Matrices Progresivas de Raven, Terman-Merrill y otros. Entiende la inteligencia como un recurso general para comprender y solucionar problemas, medible mediante un valor unitario y estable a lo largo de toda la vida. Este enfoque determinista, no deja espacio a la estimulación, ni a metodologías para el óptimo manejo del recurso intelectual; utilizando los diagnósticos, fruto de sus evaluaciones, como pronóstico de su funcionamiento intelectual futuro .

  • La corriente de los Factores Específicos de la Inteligencia, por el contrario, parte del principio de que esta capacidad es versátil, flexible y sujeta a desarrollo, y por tanto, estimulable. Abanderada por autores como Thurstone, Cattell y Guilford, quienes pusieron las bases de este enfoque, que explican un modelo de habilidades intelectuales. En esa línea han seguido trabajando H. Gardner, R. Feuerstein y R. Sternberg, entre otros, desarrollando teorías y métodos que están marcando los caminos de la psicología educativa actual. Línea de trabajo en la que se encuadra Habilmind.

La psicometría frecuentemente ha sido contaminada profesionalmente. Hemos considerado que la inteligencia sólo podía ser evaluada en su “quantum” y, por lo mismo, caímos en una postura estática; nos olvidamos de los procesos responsables de una ejecución intelectual, que ofrecen posibilidades de incremento y desarrollo.


Habilmind se crea como la culminación de la trayectoria profesional de nuestro director pedagógico, Isauro Blanco.


Isauro Blanco tuvo la oportunidad de seguir de cerca el trabajo realizado por los discípulos de Guilford, Mary y Rober Meeker. Y, apasionado por la idea de mejorar la educación, ha llevado a cabo una continua investigación a nivel mundial sobre el desarrollo de las habilidades intelectuales que condicionan el aprendizaje y la productividad.


Fruto de estas investigaciones, Isauro Blanco consigue aplicar el modelo teórico de Guilford, denominado "El modelo de estructura de la Inteligencia", a los contextos educativos; generando herramientas de medida y de estimulación de las habilidades del aprendizaje que conforman el intelecto humano.


Las habilidades del aprendizaje son las destrezas de las que dispone una persona para aprender, es decir: cómo capta la información que ve, lee y oye; qué hace para procesar esa información; cómo la guarda en la memoria; y cómo la utiliza para razonar y resolver problemas.


Habilmind ha integrado todo este conocimiento y años de investigación, en las nuevas tecnologías, generando una herramienta de fácil manejo y gran utilidad para conseguir su propósito principal: la mejora de la educación.


             En las pruebas de Habilidades no se mide el IQ, sino que se orienta a la detección de las habilidades intelectuales, como un proceso modificable, como un desenvolvimiento de los talentos innatos en cada persona. Estamos hablando de una metodología para educar la inteligencia, partiendo de un diagnóstico, de una radiografía para establecer un punto de partida gradual y sistemático.

             Las gráficas que nos arrojan las pruebas son elementos que requieren de interpretación forzosa por parte de los educadores para orientar adecuadamente las acciones pertinentes a cada persona. Es un trabajo de investigación para deducir las intervenciones educativas que pueden hacer el cambio del fracaso al éxito en una persona. Por esta razón, las pruebas son incompletas en sí mismas sin estas interpretaciones que deben realizarse en cada caso.

             Los resultados no pueden ser buenos o malos; la polaridad la proporciona la interpretación emocional prejuiciada. Ya es tiempo que aprendamos a ver la psicometría como un punto de partida y no como un final estático. La educación es un camino, un proceso continuo de crecimiento y desarrollo, sólo la muerte es meta y punto de llegada. Tenemos que aceptar lo que Reuven Feuerstein plantea: “Cualquier prueba lo que mide es lo que una persona ha podido lograr con una estimulación recibida, pero no mide lo que puede lograr con otra estimulación.” 


Durante estos últimos años, y con la colaboración de otras universidades, como la Facultad de Pedagogía de la UCM (Universidad Complutense de Madrid) y la UNED (Universidad Nacional de Educación a distancia), hemos ido ampliando nuestra batería de pruebas, lo que nos ha permitido integrar los tres pilares del aprendizaje: alumno, familia y escuela.


El proyecto de Habilmind está en continua evolución, implementando nuevas herramientas que nos permitan anticiparnos a las necesidades del mundo educativo y responder a una innovación educativa eficaz en el camino hacia la calidad educativa.


             La educación es la puerta de la esperanza: "Los diagnósticos indican el camino; las metodologías trazan el mapa; los educadores son los guías en la aventura llamada vida".