Primeramente, es necesario definir las diferencias entre inteligencia y habilidad intelectual.
 

  • Inteligencia es la capacidad general de producir respuestas múltiples ante los retos de la realidad. Las posibilidades de la inteligencia humana tienen como asiento neurológico las conexiones neuronales: los cien mil millones de neuronas pueden realizar miles de diferentes relaciones entre ellas. La inteligencia es una versatilidad potencial, individual como una huella digital.


  • Las habilidades intelectuales son las herramientas con las que la inteligencia convierte la información en conocimiento; son específicas y concretas. Las habilidades intelectuales se desarrollan por la ejercitación y la estimulación en forma continua.


Una metáfora para comprender la diferencia, aunque toda metáfora está sujeta a interpretaciones, sería la siguiente: 

"La inteligencia es como la capacidad instalada en un ordenador con un procesador potente y programas operativos versátiles. Las habilidades son equivalentes al uso que hacemos de tal ordenador; de nada sirve un equipo potente si no sabemos utilizarlo adecuadamente, pues los resultados serán pobres y escasos".


El problema en el aprendizaje no radica en la capacidad instalada (inteligencia) sino en el uso que hacemos de ella (habilidades intelectuales). 


Los test de inteligencia: Weschler, Raven, Dominó, Terman, etc. se orientan a medir el factor general de inteligencia, o sea, la capacidad general. Los resultados se presentan en forma cuantitativa.


El test Habilmind detecta las habilidades intelectuales que se requieren en el aprendizaje fundamental (Pre-escolar a Bachillerato).