Prueba Screening Visual


1. Agudeza Visual

 

La evaluación de esta habilidad es fundamental, ya que en la escuela la información que aprenden los alumnos llega a través de los ojos, por tanto es muy necesario verificar que a este nivel no haya dificultad que pueda provocar problemas en el aprendizaje.

 

Esta prueba se realiza con los dos ojos a la vez, es decir, lo que se evalúa es la agudeza visual en binocular.

 

La agudeza visual es la capacidad que tiene el ojo para ver los detalles de un objeto. En este screening la distancia evaluada es de cerca.

 

Cuando un niño no ve perfectamente nos indica la necesidad de graduar para prescribir gafas.

 

Los síntomas de una mala agudeza visual son:

 

  • No ver bien lo que se pone en la pizarra.
  • No ver bien las letras o números en un libro.
  • Fruncir el ceño para ver mejor.
  • Lagrimeo, picor y escozor de ojos al final del día.
  • Acercarse mucho al texto.
  • Adoptar malas posturas para escribir.



A este nivel se recomienda acudir al especialista en cuanto aparezcan alguno de estos síntomas. En cualquier caso es interesante que le sea realizada una evaluación anual para prevenir dificultades que le puedan provocar problemas en la adquisición de sus aprendizajes.


2. Movimientos de Seguimiento

 

La habilidad de seguimiento visual consiste en la capacidad que tiene nuestro ojo para seguir un objeto en movimiento. Es imprescindible para las tareas académicas ya que los alumnos necesitan dirigir sus ojos de forma rápida y precisa al trabajo que estén realizando.

 

 

Esta prueba se ha evaluado de tal forma que el alumno debe seguir un objeto a lo largo de la pantalla y a parte del movimiento del ojo es necesario que preste atención a las modificaciones que se le irán proponiendo.

 

Errores en esta prueba nos indicarían que el alumno presenta dificultades en mantener un seguimiento, muy relacionadas con la atención visual. Pero nunca evidenciarán casos de estrabismo, los cuales deben ser diagnosticados y tratados por un médico oftalmólogo.


3. Movimientos Sacádicos

 

Para que se lleve a cabo una buena lectura son necesarias dos cosas:

 

Los movimientos sacádicos: son “saltos” que da el ojo para trasladarse de un punto a otro. En el caso de la lectura sería para ir desplazando la mirada a lo largo de un renglón o para pasar a la línea siguiente.

 

La fijación: se produce cuando los ojos se paran y es el momento en el que entra la información.

 

Por tanto, es evidente que los seguimientos oculares permiten al estudiante que los ojos trabajen de manera conjunta a lo largo de una línea de letras impresas en un libro, que vuelvan de manera rápida y precisa a la siguiente línea y que puedan realizar cambios rápidos del pupitre a la pizarra.

 

Por ello esta es una habilidad muy importante a tener en cuenta durante todo el desarrollo lector del niño. En las primeras etapas para evitar que le sea más costoso su aprendizaje y en cursos superiores para no cometer errores.

 

Síntomas de un mal movimiento ocular:

  • Mover la cabeza al leer.
  • Saltarse de línea al leer.
  • Usar el dedo para seguir la lectura.
  • Mala comprensión lectora.
  • No les gusta leer.
  • Lector lento.
  • Regresiones (releer lo mismo).
  • Sustituciones u omisiones de letras o palabras.
  • Fatiga.


4. Visión Binocular

 

La visión binocular se produce cuando los ojos se usan de manera conjunta. Vemos una sola imagen a pesar de que cada ojo está “puesto” encima de un objeto diferente.

 

La visión binocular se da en tres situaciones:

 

  • cuando los ojos se mueven en la misma dirección.
  • cuando los ojos se mueven en direcciones opuestas. Este es el caso de los movimientos de divergencia (hacia fuera) y convergencia (hacia dentro).
  • cuando tenemos dos imágenes, tomadas desde diferentes posiciones, nuestro cerebro es capaz de dotar esa imagen de profundidad, dándonos la sensación de una imagen en tres dimensiones.


Por tanto, queda patente la importancia de esta habilidad que es necesaria para una correcta convergencia, divergencia y visión en profundidad. Hay que tener en cuenta que la visión binocular se va desarrollando a lo largo del primer año de vida, si por algún motivo, no se desarrolla, nunca lo hará.

 

Las causas por las que se podría tener una mala visión binocular:

  • No llevar prescripción óptica
  • Lleva una corrección óptica incorrecta
  • Estrabismo (si se operó posterior al primer año de vida)
  • La sintomatología propia de una mala visión binocular:
  • Molestias al leer o escribir.
  • Visión doble de lejos o cerca.
  • Guiña o se cubre un ojo.


Previamente a realizar una terapia visual, para trabajar esta habilidad, es necesaria la revisión por parte del especialista.

 

Los ejercicios que se proponen para trabajarlo son aquellos que aparecen en la habilidad de convergencia, divergencia y movimientos de seguimiento.


5. Convergencia

 

Como ya hemos indicado, presentamos visión binocular cuando las imágenes procedentes de ambos ojos se fusionan en una sola. La convergencia es el movimiento que realizan los ojos de manera coordinada para situarse en un punto de visión próxima manteniendo la fusión de las imágenes. Dicho de otro modo, es la capacidad para juntar los ojos ante un estímulo cada vez más cercano.

 

 

Un niño que no presente problemas en esta habilidad puede seguir un objeto que se acerca a su nariz con ambos ojos a la vez manteniendo una única imagen.

 

Las tareas de lectura y escritura en el aula requieren gran demanda de la capacidad de convergencia por ello, es necesario que los dos ojos trabajen conjuntamente de manera precisa y coordinada por periodos prolongados de tiempo.

 

Una convergencia ineficaz puede producir:

  • Molestias al leer o escribir.
  • Visión doble.
  • Guiñar o cubrisese un ojo.
  • Ladea o gira la cabeza cuando tiene que fijar en visión próxima


El screening se realiza con una gafa de color rojo, para un ojo, y azul para el otro, de tal manera que cada ojo ve una imagen diferente que está superpuesta. Esta prueba indica, no solo, que el niño es capaz de converger, sino que tiene flexibilidad en dicho movimiento. En caso de un informe desfavorable se debe consultar a un especialista, ya que dificultades a este nivel pueden sugerir que el niño esté suprimiendo un ojo y por tanto los dos ojos no estén trabajando juntos.

 

Errores a este nivel pueden ser motivados por:

  • Ojo vago
  • Estrabismo
  • Fatiga en visión binocular
  • Dificultades de enfoque


6. Divergencia

 

Decimos que nuestros ojos realizan el movimiento de divergencia cuando se mueven de manera conjunta y coordinada para situarse en un punto de visión lejana manteniendo una sola imagen. Este movimiento lo realizan los alumnos cuando pasan de mirar su cuaderno a la pizarra.

 

Una divergencia ineficaz puede producir:

  • Visión doble en lejos.
  • Picor de ojos al mirar de lejos.
  • Dolor de cabeza.


El screening se realiza con una gafa de color rojo, para un ojo, y azul para el otro, de tal manera que cada uno ve una imagen diferente que está superpuesta. Esta prueba indica, no solo, que el niño es capaz de divergir, sino que tiene flexibilidad en dicho movimiento. En caso de un informe desfavorable se debe consultar a un especialista, ya que dificultades a este nivel puede sugerir que el niño esté suprimiendo un ojo y por tanto los dos ojos no estén trabajando juntos.

 

Errores a este nivel pueden ser motivados por:

  • Ojo vago
  • Estrabismo
  • Fatiga en visión binocular


7. Visión en Profundidad

 

La visión en profundidad o estereopsis es la capacidad de percibir con exactitud la profundidad y relieve de los objetos. Como ya se indicó tiene relación con la visión binocular, ya que, también vemos dos imágenes, cada una con un ojo, entre las que hay una separación determinada que crea el efecto en 3D. Esta habilidad nos ayuda a calcular a qué distancia se encuentran los objetos de nosotros.

 

Hoy día, la trascendencia de conocer si los alumnos tienen o no esta capacidad puede venir motivado por el uso de las nuevas tecnologías. Aparecen en nuestra sociedad películas, reportajes o video juegos que se pueden ver en tres dimensiones. El no poseer esta habilidad no influye en nuestra vida, ya que nuestro cerebro se adapta a la situación.

 

Los motivos por los que no se tiene visión en profundidad:

 

  • Tener estrabismo o alteración en los ejes visuales.
  • No llevar la corrección óptica necesaria.
  • Dificultades en visión binocular.


Para intentar mejorar esta habilidad se puede, previa valoración en profundidad por un profesional, realizar los ejercicios propuestos en los informes de convergencia y divergencia.


8. Visión de Colores


La visión de colores es la capacidad que tiene nuestro ojo de discriminar la gama de colores.

 

En el entorno educativo se utilizan códigos de color para enseñar a los alumnos; es muy importante conocer si existe alguna alteración, sobre todo en las primeras etapas escolares.

 

El daltonismo es una dificultad en la apreciación de los colores: rojo, verde o azul. Su incidencia es muy baja, aunque estadísticamente la suelen padecer más los hombres que las mujeres y las dificultades en el rojo o verde son más frecuentes, a su vez, que las dificultades en el azul.

 

Daltónico es el nombre con el que definimos a las personas con dificultad en la visión de colores, independientemente de cuál sea el que no discrimine. De momento, no tiene tratamiento, pero no es una enfermedad grave; solo será condicionante a la hora de querer dedicarse a profesiones concretas como transportista, piloto, conductor de transporte público, etc.

 

En la prueba administrada, la tarea del alumno es identificar el número o dibujo que aparece en la pantalla. Esta prueba solo refleja las dificultades en rojo o verde, ya que son las más comunes.


Conclusión:

Para un correcto aprendizaje es necesario presentar un sistema ocular eficiente y coordinado.

 

Una valoración de la visión, a nuestros alumnos, es fundamental para evitar dificultades en la adquisición de conocimientos.

 

Se han ido explicando cada una de las áreas evaluadas y se ha dejado claro cuál es la sintomatología que puede aparecer y se han propuesto actividades al respecto para poder mejorar cada habilidad.

 

Siempre tenemos que tener presente que un screening nos ayuda a identificar dificultades que ya se han hecho patentes o están a punto de serlo. Y por tanto, es fundamental realizar una valoración por parte del óptico-optometrista ante un informe desfavorable o si observamos alguna sintomatología que nos haga sospechar un problema visual.