La Universidad Internacional de La Rioja (UNIR) ha publicado recientemente un estudio cuyas conclusiones han arrojado estadísticas alarmantes: 1 de cada 2 estudiantes con altas capacidades académicas son víctimas de acoso escolar


"El proyecto se realizó con la participación de 285 alumnos-175 varones y 109 mujeres-con altas capacidades y edades comprendidas entre los nueve y dieciocho años (122 estudiantes de Primaria, 118 de Educación Secundaria y 39 de Bachillerato). El tener la particularidad de ser alumnos con altas capacidades, se vuelve un arma contra ellos. Y es que los resultados señalan que el 83,2 por ciento de este alumnado desempeña un rol relacionado con la victimización, tanto siendo acosados como acosadores. De estos, el 55,1 por ciento sufren acoso escolar y, el resto, son agresores. El estudio señala que un 25,1 por ciento del alumnado con altas capacidades es cibervíctima pura, un 3,9 por ciento ciberagresor-puro y un 6,6 por ciento cibervíctima-agresora."


Se puede leer el artículo completo en el siguiente enlace: 

https://tinyurl.com/altascapacidadesyacosoescolar


El acoso escolar es una forma de violencia entre compañeros en la que uno o varios alumnos molestan y agreden de manera constante y repetida a uno o varios compañeros, quienes no pueden defenderse de manera efectiva y generalmente están en una posición de desventaja o inferioridad. Según el reciente estudio, parece que algunas de las singularidades frecuentemente presentes en los alumnos de altas capacidades académicas, se convierten en un estigma y en un blanco para los agresores. 


Es frecuente identificar en los alumnos con altas capacidades intelectuales presencia de algunos rasgos que pueden dificultarles su adaptación como pueden ser: inmadurez emocional, timidez, autocrítica, perfeccionismo, dificultad en las relaciones sociales... No se debe dar por hecho que el hecho de manifestar una excelente competencia cognitiva, su trayectoria académica esté resuelta; pues la inteligencia no es una isla y se tiene que prestar atención al desarrollo integral del alumno, tomando en cuenta la madurez emocional y social. 


El acoso escolar supone mucho sufrimiento para la víctima y, en la mayoría de ocasiones, imposibilidad de hablar sobre ello. Por lo mismo, la víctima carece de herramientas suficientes para afrontar la situación de acoso, llegando a tomar decisiones equivocadas al respecto. Además del daño físico y emocional que provoca la violencia, quienes viven en esas condiciones corren el riesgo de aprender a reaccionar con violencia, acostumbrarse a ella y a creer que es parte de la vida diaria ser maltratado, ofender a los demás o hacerles daño. 


Detectar el acoso escolar e intervenir oportunamente puede hacer una gran diferencia para la víctima, el agresor y los demás involucrados, los observadores. Estos últimos juegan un papel fundamental al apoyar a las víctimas y denunciar el acoso.


Habilmind ofrece herramientas de ayuda a los centros educativos para combatir esta problemática sociales, incidiendo en la prevención y en la detección. Contamos con un programa de efectividad validado para la Educación Emocional y la resolución de conflictos; así como con pruebas diagnósticas de enorme utilidad como son: el Socioemociograma, que permite conocer el nivel de integración del alumnado, las relaciones entre ellos y el desarrollo de las competencias socioemocionales (empatía, asertividad, regulación emocional, trabajo en equipo y resolución de conflictos); el Cuestionario de Clima de Convivencia (cuestionario específico para la detección del Acoso Escolar), que permite identificar a las posibles víctimas y los datos más relevantes de la situación recogiendo información de testigos. 


Prevenir y detectar son la clave para erradicar el sufrimiento que muchos de nuestros menores están experimentando como consecuencia de estas agresiones entre compañeros. 


http://www.poderjudicialcdmx.gob.mx/acoso_escolar/