Toda información tiene necesariamente un contenido específico que diferenciará la estructura intrínseca de los datos que posteriormente procesará la inteligencia.

  • Información figurativa

Es la información que captamos directamente en forma concreta y tangible, sin necesidad de interpretación o decodificación; tiene puntos de partida sensoriales. Por ejemplo, al ver un semáforo, la información figurativa nos indica únicamente tres luces de colores, sin ninguna interpretación o significado. Los animales manejan este tipo de información, pues captan imágenes concretas, particulares, que les permite identificar formas, sonidos y olores específicos. Igualmente, el bebé se mantiene en esta información, antes de que llegue la posibilidad de la abstracción, puesto que es la primera que se desarrolla. Este contenido de información es predominante en deportes, artes plásticas, cirugía, algunas áreas de la geografía, la tecnología y todos los conocimientos relacionados con el espacio.

 "Todo conocimiento empieza por los sentidos" (Aristóteles). 

  • Información simbólica

Los símbolos exigen una traducción o decodificación, pues llevan a otra realidad, diferente a la que percibimos directamente. Normalmente sintetizan otros datos o informaciones que llevarían más tiempo o espacio. Esta sintetización obliga a abstraer en forma considerable, por lo que exige que el ser humano haya evolucionado para poder captarla. En el caso de observar un semáforo, cada color tiene un símbolo específico. Muchos mensajes de tránsito carretero y citadino requieren del manejo adecuado de la simbología. La información simbólica es predominante, aunque no única, en aritmética, matemáticas, música, química, física, arqueología y taquigrafía.

  • Información semántica

Se refiere al significado que percibimos en una información. Guilford sugiere algunos detalles para afinar la comprensión de este concepto. La captación de elementos esenciales de una información proporciona el significado denotativo; la contribución de características que enriquecen una información se conoce como significado connotativo. Gran parte de la semántica está íntimamente conectada con los aspectos verbales, aunque existen muchos datos conductuales que implican contenidos semánticos. Esta información es predominante en las áreas del lenguaje, ciencias sociales, filosofía, historia, literatura y afecta notablemente todos los
procesos de comunicación.

Una vez que hemos analizado la información en sus dos modalidades: productos y contenidos, completaremos el análisis del modelo intelectual con los procesos, que se refieren a la intervención de la inteligencia sobre los contenidos y productos de la información.