En los siguientes subtemas profundizaremos en cada una de las habilidades derivadas de distintos procesos. 
Utilizaremos dos formas para nombrarlas: 
  1. El nombre técnico: haciendo uso del sistema de siglas expuesto en el subtema anterior.
  2. El nombre descriptivo: facilitando la comprensión de la misma.

  • Captación de Unidades Figurativas (CUF)/ Integración sensorial

Esta habilidad se puede describir como integración visual y condiciona el adecuado aprendizaje de la lectura mecánica o lectura básica. La entrada visual de la información condiciona la mayor parte del aprendizaje académico y, por lo tanto, esta habilidad debe atenderse en forma intensa y profunda para no comprometer el principal recurso de captación de información. Gran parte de los problemas de lectura y escritura dependen de esta habilidad. 

  • Captación de Clases Figurativas (CCF) / Clasificación y orden mental

Habilidad para la clasificación. Condiciona la lectura básica y la conceptualización. Esta herramienta intelectual es la que capta esencias y características comunes en elementos unitarios. Para lograr una clasificación adecuada se requiere de un proceso de abstracción para quitar las características concretas, particulares e individuales y lograr la detección de una esencia que agrupa a varios elementos bajo un mismo nombre. Esta es una de las habilidades que deben desarrollarse sobre todo en las primeras etapas del aprendizaje y proponerles a los niños juegos de clasificación en base a colores, formas, tamaños, y otros criterios. 

La organización y el orden externo, que es básicamente figurativo, tiende a formar la organización y el orden mental que propicia una mejor evocación de datos. El orden, pues, no es sólo un mero factor estético, sino que es un requisito de aprendizaje general.

Las habilidades de clasificación son necesarias para enfrentar grandes volúmenes de información y procesarlos con éxito mediante la formación de bloques lógicos. Las personas con deficiencias en la conceptualización y clasificación suelen perderse en detalles irrelevantes y en datos anecdóticos o esporádicos; la dificultad para captar esencias genera mucha inseguridad y dependencia de otras personas que puedan trasmitir aquellos elementos centrales de la información.

  • Captación de Relaciones Figurativas (CRF) / Orientación espacial

Es la habilidad para la orientación espacial. El manejo de los conceptos espaciales (izquierda, derecha, arriba, abajo, etc.) es fundamental para el aprendizaje de la escritura, la lectura y la aritmética. Sobre todo en las primeras etapas del aprendizaje formal, la orientación espacial debe realizarse en forma concreta, en relación con el propio cuerpo, antes de aprender la orientación relativa (con referencia a otros objetos, que hacen variar la lateralidad). Muchos casos de cambio de letras o números, se reducirían si se desarrollara esta habilidad intelectual.

Es conveniente promover actividades de movimiento donde las instrucciones incluyan la orientación espacial; los padres no deberían señalar tan frecuentemente la ubicación espacial de los objetos cuando dan instrucciones, sino proporcionarlas verbalmente para que el niño desarrolle esta habilidad.

  • Captación de Sistemas Figurativos (CSF) / Orientación espacial

Habilidad para captar sistemas espaciales; esta herramienta intelectual es requisito para comprender las matemáticas. Es conveniente incrementar, sobre todo en la infancia, juegos espaciales (deportes) para educar al cerebro a captar en forma concreta la integración de las leyes de la inercia y la gravedad y el cálculo derivado de tal integración. Cuando un niño juega a la pelota (arrojar y recibirla) su mente debe realizar complicados procesos de cálculo matemático para colocarse en el punto preciso donde deberá recibir un lanzamiento de pelota. Este simple acto implica funciones mentales elevadas que forman caminos para que la información abstracta matemática pueda ser elaborada.

  • Captación de Transformaciones Figurativas (CTF) / Perspectiva espacial

Habilidad para captar cambios en los sistemas espaciales. Junto con la herramienta mental anterior, ésta condiciona el aprendizaje de las matemáticas. Ambas educan a "los ojos de la mente" para "ver" elementos espaciales en relación con un punto de referencia o integrados en un sistema, considerando que un solo cambio genera cambios en todo el sistema, pues las unidades no son independientes sino interdependientes.

Esta habilidad se puede incrementar con visualizaciones espaciales y rompecabezas múltiples (Tres en línea en tercera dimensión). Normalmente, los ejercicios para esta habilidad suelen ser considerados como difíciles por la mayoría de las personas que tienen problemas con la visualización.

Cuando el CTF es de nivel alto, se aprecia inclinación a la arquitectura, al cálculo, al diseño de interiores y a la imaginación centrada en el espacio; psicológicamente, estas personas suelen ser flexibles porque pueden ver la realidad desde diferentes perspectivas y pueden imaginar los cambios futuros.

  • Captación de Relaciones Simbólicas (CRS) / Elaboración de hipótesis
Es la habilidad para establecer relaciones abstractas. Muchas personas tienen dificultad para entender las explicaciones teóricas, muy frecuentes a partir de la enseñanza media superior; algunas personas experimentan verdaderos sufrimientos para proponer definiciones y prefieren manejarse con ejemplos o elementos concretos. Esta imposibilidad para manejar relaciones abstractas afecta negativamente el aprendizaje de las teorías en las ciencias experimentales, bloquea la filosofía y todas las asignaturas y temas de corte abstracto.

Se puede estimular esta habilidad favoreciendo una atmósfera de relajamiento, pues la tensión bloquea el adecuado establecimiento de relaciones; los rompecabezas de dificultad graduable y los trióminos (semejante al dominó, pero de tres vías) son juegos útiles para incrementar esta herramienta intelectual. Se recomienda no aceptar respuestas mecánicas ni gratuitas, a fin de elevar la capacidad de abstracción.
  • Captación de Sistemas Simbólicos (CSS) / Captación de operaciones matemáticas

Esta habilidad condiciona directamente a la aritmética, que ha sido tradicionalmente un área de dificultades y fracasos. Esta habilidad consiste en el manejo de las cuatro operaciones fundamentales.

Normalmente, la falta de esta habilidad inicia el viacrucis académico que continúa hasta la enseñanza media, pues la aritmética es la base para la matemática (álgebra, geometría, trigonometría, cálculo, probabilidad y estadística). Si un alumno no maneja las mecanizaciones aritméticas difícilmente llegará a la solución de problemas lógico-matemáticos. Se sugiere mayor énfasis en métodos de enseñanza concreta de la aritmética (ábaco, sistema Cuisenaire, material Montessori), realización de cálculo mental progresivo, utilización de programas de computación (la computadora es un excelente tutor aritmético porque no insulta, no se enoja, no "hace caras", no se impacienta y repite cuantas veces sea necesario); sobre todo en la primaria. La mayoría de los problemas en
aritmética se deben a la falta de una sólida cimentación de la enseñanza concreta y un salto prematuro a la enseñanza abstracta de la aritmética. Quizá el primer encuentro con la abstracción es el manejo de los símbolos numéricos que son un reto muy complejo para la inteligencia infantil; cuando la metodología respeta a la naturaleza humana, la abstracción se asimila con gran facilidad y con enormes alcances.

  • Captación de Unidades Semánticas (CUM) / Vocabulario

El vocabulario, o unidades semánticas, condiciona en forma determinante la lectura y todo el lenguaje. Muchas personas que tienen un vocabulario deficiente manifiestan mucha dificultad para entender explicaciones, pues carecen de los elementos básicos del lenguaje que son las palabras; así mismo experimentan imposibilidad para la lectura de comprensión, lo cual obstaculiza cualquier forma de investigación o consulta bibliográfica y rechazo a la lectura (independientemente de que el tema pueda ser interesante).

Las sugerencias que podemos presentar son: incremento en las experiencias de conversación, donde se utilicen palabras nuevas; realizar lecturas en voz alta y preguntar sinónimos o antónimos; visita a lugares nuevos de interés cultural; fijar tiempos para la lectura; los maestros deberían impulsar constantemente el incremento de vocabulario en todas las clases y no suponer la comprensión.

  • Captación de Relaciones Semánticas (CRM) / Comprensión de oraciones

Esta habilidad se refiere a la lectura de comprensión. Una vez que se conocen las unidades semánticas (CUM) necesitamos dominar la relaciones entre ellas para lograr la comprensión de ideas básicas en un texto. Esta herramienta intelectual forma parte del trío que condiciona el razonamiento verbal y que está a la base de todos los aprendizajes, pues todo tipo de información debe transmitirse y procesarse mediante un lenguaje. Los educadores deberíamos enfatizar más la atención al desarrollo del lenguaje porque afecta las raíces del aprendizaje total.

Los síntomas más frecuentes de la deficiencia en esta habilidad son: dificultad para entender textos, lecturas o exposiciones orales, sobre todo si tienen cierto grado de abstracción (que no sean descripciones concretas); evasión a la lectura, aduciendo disgusto o cansancio; si las personas tienen autodisciplina pueden leer varias veces un texto y no entenderlo, generando ideas erróneas de incapacidad intelectual, torpeza mental, etc. 

Para estimular esta habilidad se recomienda hacer paráfrasis del texto leído, preferentemente con la ayuda de otra persona que tenga la habilidad de comprensión de lectura; es muy importante efectuar ejercicios de analogías que ayudan mucho para encontrar el "hilo invisible" de la relación entre parejas de conceptos.

  • Captación de Sistemas Semánticos (CSM) / Comprensión de un sistema verbal

La habilidad para seguir instrucciones y entender información verbal extensa (oral o escrita) es, quizá, la habilidad más trascendente de todas desde tercer año de primaria hasta el último año de universidad, pues todo tipo de información depende de esta herramienta intelectual. Hay dos situaciones de ejecución básica en el mundo académico que requieren de esta habilidad y que bastarían para justificar el desarrollo sistemático de la captación de sistemas semánticos: 

a) Muchos alumnos equivocan la elaboración de exámenes, no por desconocer las respuestas correctas sino por la incapacidad de seguir instrucciones. b) La mayoría de las explicaciones que se proporcionan en las clases se basa en la capacidad para entender información extensa. 

En los adultos se aprecia una deficiente captación de sistemas semánticos cuando son incapaces de seguir manuales de procedimientos, órdenes escritas u orales, secuencias de instrucciones y leer instructivos. La dificultad para seguir instrucciones e información verbal extensa tiene elementos emocionales que afectan positiva o negativamente su funcionamiento; una baja autoestima suele minar considerablemente la captación de información, pues internamente existen bloqueos de temor que desvían la atención hacia la autoprotección, dejando un mínimo de energía disponible para captar el mensaje.

Estas tres últimas habilidades forman el conjunto del razonamiento verbal que tanto evalúan las pruebas de ingreso a universidades en gran parte del mundo. Algunas formas de estimulación de esta habilidad son: los juegos de estrategia (ajedrez, damas chinas o españolas, pente y cualquier otro juego comercial que no dependa del azar); aplicación de recetas de cocina; ejecución de experimentos de química o física; armar modelos a escala; parafrasear lecturas.