www.confinamientofamiliar.com


Mapa mental

          Por Isauro Blanco


En la búsqueda de métodos integrales que propicien el involucramiento de los hemisferios cerebrales  (el generador, que es el derecho; y el editor, que es el izquierdo) y que se sintonicen con los diferentes estilos de aprendizaje, sugerimos el método del “mapa mental”, propuesto por  Tony Buzan. 


Este método es una de las herramientas más creativas y de los enfoques más innovadores para aprender porque:

  • involucra a todo el cerebro, 

  • permite la organización de la información en minutos, 

  • promueve la creatividad, 

  • destruye los bloqueos del alumno, 

  • permite a la mente explorar nuevos caminos y generar nuevos patrones.


Los elementos clave del proceso para generar mapas mentales son: 

  1. El foco central de una imagen o representación gráfica del problema o información, sobre el que va a girar todo el estudio, se coloca en el centro de la página. 

  2. Se permite que las ideas fluyan sin una crítica. 

  3. Las palabras clave (generalmente sustantivos y verbos), se utilizan para representar ideas.

  4. En cada línea se escribe una palabra clave. 

  5. Las palabras clave se conectan con el foco central mediante líneas. 

  6. Se utiliza el color para enfatizar y sobresaltar ideas. 

  7. Se utilizan dibujos y símbolos para estimular a la mente a que realice nuevas conexiones.

    

En el mapa mental no se utiliza el estilo lineal, que es el que utilizamos generalmente, sino el circular y de flujo libre que estimule a la realización de asociaciones para buscar nuevas pistas de pensamiento. Las reglas o características de los mapas mentales son muy pocas, pues dependen más de la creatividad y de las relaciones significativas que cada persona realice. Mientras más elementos divertidos, absurdos, no convencionales, incluyamos, es más factible que podemos recordar los datos representados con las imágenes o símbolos que los envuelven. 


Se ha observado que muchos alumnos con problemas de aprendizaje, logran mejorar considerablemente en muy poco tiempo por la libertad de aprendizaje que se les permite, por el proceso divertido y activo. 


Podemos imaginar el efecto saludable que produce en la mente de los estudiantes cuando van a estudiar 5 o 6 hojas de mapas mentales en lugar de 200 o 300 páginas lineales. Además la memoria a largo plazo se instala cuando existe una elaboración personal de la información aprendida, porque una imagen dice más que mil palabras.  


A continuación, a modo de ejemplo, aparece un mapa mental con las ideas expuestas sobre este tema:


   /var/folders/wf/qtr_68rj1d39jtkgml3mn7yr0000gn/T/com.microsoft.Word/WebArchiveCopyPasteTempFiles/ejemplo-mapa-mental-1.jpg

           



En estos momentos de confinamiento familiar y preocupación por la pandemia, los estudiantes previsiblemente tendrán más dificultades para concentrarse y retener la información, lo que hace aún más importante introducir metodologías de estudio más activas, como es la creación de mapas mentales. Por ello, animamos a que ayudéis a vuestros hijos/as a ponerlos en práctica.



 

www.habilmind.com